Ascaso

Llegan los sabores más frescos: el verano de Ascaso

Lo conocíamos por sus ´sabores de invierno´. A través de esa ´esponjosidad´,  herencia de la masa madre que llegó de Italia y que cada mes de diciembre cristaliza en el panettone de Ascaso.

Pero en Zurbano 25 (Madrid) volvieron a descolgar el teléfono hace unos días para convocarnos a la prensa gastronómica a una ´cata a ciegas´. Un maridaje de ´helados raros´que volvió a reescribir las reglas del plano gastronómico.

¿Helados raros? Sí, helados posibles.

Cuando el postre pasa a ser plato principal

La huella aragonesa de Sura y Ramón, bisnieta del fundador e hijo político de ésta, se hace inmediatamente presente nada más cruzar el umbral de Ascaso. El ´corazón y el sabor de Huesca´ son dos de los ingredientes principales de cada una de sus elaboraciones y en nuestra cata particular se hizo presente en forma de helado.

Imaginad un plato de pasta. Ahora imaginadlo helado. ¿Por qué pasta? No de forma directa, pero sí a través de un helado de albahaca ´marca Ascaso´, una forma de ´expresar la tierra´ en Madrid. Símbolo de las fiestas del mes de agosto en Huesca, este manjar es todo un digestivo tras las comidas en esas fechas. Elaborado con infusión de albahaca natural, es todo un imprescindible para combatir las altas temperaturas en la tierra del fundador de Ascaso.

Ascaso

En el puesto número dos de las sorpresas veraniegas de Ascaso hay un punto de alcohol, literalmente hablando. ¿Alguno recuerda el ´vino rancio´que tomaban las abuelas en el momento de ir a misa? Pues es uno de los ´ingredientes estrella´de este ´placer helado´, que tiene en la pulpa del melocotón natural su segundo protagonista.

El tercer sabor que catamos a ciegas fue la acidez personificada en forma de bombón. Esto, junto al punto justo de azúcar hacían un maridaje perfecto en este helado de ´Fruta de la Pasión´. Una textura muy fina donde el ´menos es más´, con el único añadido del chocolate.

Ascaso

 

Terminamos con unas trufas de chocolate blanco y negro. Las primeras, elaboradas con chocolate ´Ivoire´de Valrhona, a partir de la manteca de cacao que nos abren de la forma más dulce el paso a la pureza del chocolate negro de las segundas (66% cacao). Soy de las que piensa que la autenticidad no la ostentan solo los sabores puros. Quizá porque soy una auténtica fan del dulce, pero me quedo a partes iguales con las dos.

Ascaso

El mejor fin de fiesta a un comienzo épico. Como decía Willy Wilder, ´hay que empezar con un terremoto para seguir hacia arriba´.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s